Chemocare.com
Cuidado Durante La Quimioterapia Y Más Allá

L-PAM

Nombre comercial: alkeran
Nombre genérico: melfalán
Otros nombres: L-PAM, L-sarcolisina, mostaza de fenilalanina

Tipo de fármaco: L-PAM es un fármaco de quimioterapia anticanceroso ("antineoplásico" o "citotóxico"). Se clasifica como un "agente alquilante". (Para obtener más detalles, vea más abajo la sección "Cómo actúa este fármaco".)

Para qué se utiliza este fármaco:

  • Mieloma múltiple
  • Cáncer ovárico
  • Neuroblastoma
  • Rabdomiosarcoma 
  • Cáncer de mama
  • Se utiliza en algunos regímenes de acondicionamiento antes de un transplante de médula ósea

Nota: si se ha aprobado un fármaco para un uso, los médicos pueden decidir utilizar este mismo fármaco para tratar otros problemas, si creen que podría ser útil.

Cómo se administra este fármaco:

  • En forma de pastillas, por vía oral. Las tabletas vienen en dosis de 2 mg.
  • Tome el medicamento con el estómago vacío (1 hora antes o 2 horas después de las comidas).
  • En forma de inyección o infusión en una vena (intravenosa, IV).
  • La cantidad de melfalán que recibirá depende de muchos factores, incluso su altura y peso, el estado general de su salud y sus otros problemas de salud, y el tipo de cáncer o enfermedad que padece. Su médico determinará la dosis exacta para usted y el calendario de administración. 

Efectos secundarios:
Aspectos importantes que debe recordar acerca de los efectos secundarios del L-PAM:

  • La mayoría de las personas no experimenta todos los efectos secundarios mencionados.
  • Los efectos secundarios suelen ser predecibles en cuanto a su aparición y duración.
  • Casi siempre son reversibles y desaparecerán cuando finalice el tratamiento.
  • Existen muchas opciones para ayudar a minimizar o prevenir los efectos secundarios.
  • No existe ninguna relación entre la manifestación o la gravedad de los efectos secundarios y la eficacia del medicamento.
  • Los efectos secundarios del melfalán y su gravedad dependen de la cantidad de fármaco administrada. En otras palabras, las dosis elevadas pueden producir efectos secundarios más graves.

Los siguientes efectos secundarios son comunes (es decir, tienen una incidencia mayor del 30%) en los pacientes que reciben tratamiento con L-PAM:

  • Recuento bajo de células sanguíneas. Sus niveles de glóbulos blancos y rojos y de plaquetas pueden disminuir temporalmente. Esto puede hacer que corra un riesgo mayor de padecer una infección, anemia y/o hemorragias. Estos efectos pueden ser prolongados y acumulativos.

  • Nadir:
    significa "punto bajo" y se refiere al momento entre los ciclos de quimioterapia cuando usted experimenta el descenso en sus recuentos de células sanguíneas.

    Aparición: 7 días
    Nadir: 8-10 días (leucocitos), 27-32 días (plaquetas).
    Recuperación: 42-50 días

  • Náuseas y vómitos (leves con dosis regulares, pueden agravarse si se recibe tratamiento con dosis elevadas).

Los siguientes efectos secundarios son menos frecuentes en los pacientes que reciben L-PAM (incidencia de entre 10% y 29%):

  • Reacción alérgica (infrecuente si se recibe el tratamiento en forma de tabletas; con una incidencia de aproximadamente 10% en los pacientes que reciben el tratamiento por vía IV).
  • Llagas en la boca (leves con dosis regulares, pueden agravarse si se recibe tratamiento con dosis elevadas).
  • Diarrea (leves con dosis regulares, pueden agravarse si se recibe tratamiento con dosis elevadas).
  • El L-PAM puede afectar su fertilidad, es decir su capacidad para concebir un hijo. Converse con su proveedor de atención médica acerca de este tema.
  • Caída del cabello (infrecuente con dosis regulares; común cuando se administra en dosis elevadas para un transplante de médula ósea).
  • Nefrotoxicidad (ver "Problemas renales"): Infrecuente con dosis regulares; se observa cuando se administra melfalán en dosis elevadas para un transplante de médula ósea.
  • Arritmias (ver "Problemas cardiacos"): Infrecuente con dosis regulares; se observa cuando se administra melfalán en dosis elevadas para un transplante de médula ósea.

Efectos retardados:

  • Existe un riesgo leve de desarrollar un cáncer en la sangre como la leucemia o la mielodisplasia después de tomar melfalán. Converse con su médico acerca de este riesgo.
No se han incluido todos los efectos secundarios. Algunos efectos secundarios que son infrecuentes (cuya incidencia es menor de 10% de los pacientes) no figuran aquí. Sin embargo, no deje de informar a su proveedor de atención médica si experimenta algún síntoma inusual.

Cuándo llamar a su médico o proveedor de atención médica:

Busque ayuda de urgencia de inmediato e informe a su proveedor de atención médica si experimenta los siguientes síntomas:

  • Disnea, sibilancias, dificultad para respirar, obstrucción de la garganta, hinchazón en la cara, ronchas (posible reacción alérgica).

Comuníquese con su proveedor de atención médica inmediatamente, durante el día o la noche, si experimenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Si tiene fiebre de 100.5 ºF (38 ºC) o más, o escalofríos (posibles signos de infección).

Los síntomas a continuación requieren atención médica, pero no son situaciones de emergencia. Comuníquese con su proveedor de atención médica en un plazo de 24 horas si observa alguno de los siguientes síntomas:

  • Náuseas (si interfieren con la capacidad de comer y no cesan con la medicación prescrita).
  • Vómitos (más de 4 ó 5 veces en un período de 24 horas).
  • Diarrea (de 4 a 6 episodios en un período de 24 horas).
  • Hemorragias o hematomas inusuales.
  • Heces negras o alquitranadas, o presencia de sangre en las heces o la orina.
  • Fatiga extrema (imposibilidad de realizar las actividades de cuidado personal).
  • Llagas en la boca (enrojecimiento doloroso, hinchazón o úlceras).
  • Coloración amarillenta de la piel o los ojos. Signos de infección tales como enrojecimiento o inflamación, dolor al tragar, tos con expectoración o micción dolorosa.

No deje de informar a su proveedor de atención médica si experimenta algún síntoma inusual.

Precauciones: 

  • Antes de comenzar el tratamiento con melfalán, asegúrese de informar a su médico acerca de los demás medicamentos que toma (incluso los medicamentos recetados, los medicamentos de venta sin receta médica, las vitaminas, los remedios a base de hierbas, etc.). No tome aspirina ni productos que contengan aspirina a menos que su médico se lo permita específicamente.
  • No se aplique ningún tipo de inmunización o vacunas sin la aprobación de su médico mientras reciba tratamiento con melfalán.
  • Si está embarazada o cree que puede estarlo, infórmelo a su profesional de atención médica antes de comenzar el tratamiento. El melfalán es un fármaco clasificado en la categoría D (puede significar un riesgo para el feto). Las mujeres embarazadas o que quedan embarazadas durante el tratamiento deben ser informadas acerca del posible riesgo para el feto.
  • Tanto para hombres como para mujeres: Evite la concepción mientras tome melfalán. Se recomiendan los métodos anticonceptivos de barrera, como los condones. Consulte a su médico cuándo podrá concebir sin riesgos para el bebé después del tratamiento.
  • No amamante mientras recibe este medicamento.

Consejos prácticos sobre el cuidado personal:

  • Si toma melfalán en pastillas, hágalo con el estómago vacío, 1 hora antes o 2 horas después de las comidas.
  • Beba diariamente un mínimo de 2 a 3 cuartos de galón (8 a 12 vasos) de líquido, a menos que se le indique lo contrario.
  • Puede estar en riesgo de infección, por lo que trate de evitar las multitudes y las personas resfriadas o que no se sientan bien, e informe a su proveedor de atención médica si tiene fiebre u observa otros signos de infección.
  • Lávese las manos con frecuencia.
  • Para ayudar a tratar y prevenir las llagas en la boca, utilice un cepillo de dientes de cerdas suaves y enjuáguese la boca tres veces al día con una solución de 1/2 ó 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y 1/2 o 1 cucharadita de sal en un vaso con 8 onzas de agua.
  • Para minimizar las posibilidades de sangrar, utilice una afeitadora eléctrica y un cepillo de dientes de cerdas suaves.
  • Evite los deportes de contacto y las actividades que puedan provocar lesiones.
  • Si toma este medicamento en forma de pastillas, es posible que sienta náuseas. Si experimenta náuseas, tome medicamentos antieméticos de acuerdo con las instrucciones de su médico y coma con frecuencia porciones pequeñas de alimentos. También puede sentir alivio chupando pastillas para la irritación de la garganta y masticando chicle o goma de mascar. 
  • Evite la exposición al sol. Use protector solar con factor de protección (SPF) 15 o superior y ropa protectora.
  • Por lo general, se debe reducir al mínimo o evitar por completo el consumo de bebidas alcohólicas. Debe hablar sobre este tema con su médico.
  • Descanse mucho.
  • Mantenga una buena nutrición.
  • Si experimenta síntomas o efectos secundarios, asegúrese de hablar de ellos con los miembros de su equipo de atención médica. Ellos pueden recetarle medicamentos y/u ofrecerle otros consejos que sean eficaces para controlar este tipo de problemas.

Control y pruebas:

Su profesional de atención médica le realizará pruebas con regularidad durante el tratamiento con melfalán, para vigilar los efectos secundarios y comprobar su respuesta al tratamiento. Su médico le ordenará periódicamente recuentos sanguíneos completos (CBC, por sus siglas en inglés), así como también otros análisis de sangre a fin de vigilar el funcionamiento de otros órganos (como los riñones y el hígado).    

Cómo actúa este fármaco:

Los tumores cancerosos se caracterizan por la división celular, que deja de ser controlada como en el tejido normal. Las células "normales" dejan de dividirse cuando entran en contacto con células similares, un mecanismo que se conoce como inhibición por contacto. Las células cancerosas pierden esta capacidad. En las células cancerosas se desequilibra el sistema de autorregulación que controla y limita la división celular. El proceso de división celular, ya sea en células normales o cancerosas, se realiza a través del ciclo celular. Este ciclo va de la fase de reposo, pasando por las fases de crecimiento activo, hasta la mitosis (división).

La capacidad de la quimioterapia para destruir las células cancerosas depende de su capacidad para detener la división celular. Usualmente, los fármacos actúan dañando el ARN o ADN que indica a la célula cómo realizar una copia de sí misma en la división. Si las células no pueden dividirse, mueren. Cuanto más rápido se dividan las células, habrá más probabilidades de que la quimioterapia destruya las células y el tumor reduzca su tamaño. Además, estos fármacos inducen al suicidio celular (muerte celular programada o apoptosis).

Los fármacos de quimioterapia que destruyen las células sólo durante la división se denominan específicos al ciclo celular. Los fármacos de quimioterapia que destruyen a las células cancerosas durante la fase de reposo se denominan no específicos al ciclo celular. La programación de la quimioterapia se realiza sobre la base del tipo de células, la velocidad con que se dividen y el momento en que un fármaco determinado probablemente sea eficaz. Es por esta razón que la quimioterapia normalmente se administra en ciclos.

La quimioterapia es muy efectiva para destruir las células que se dividen rápidamente. Desafortunadamente, la quimioterapia no reconoce la diferencia entre las células cancerosas y las células normales. Las células "normales" volverán a crecer y ser saludables pero, mientras tanto, se presentan efectos secundarios. Las células "normales" afectadas con mayor frecuencia por la quimioterapia son las células sanguíneas, las que se encuentran en la boca, el estómago y el intestino, así como los folículos pilosos; lo que provoca recuentos sanguíneos bajos, afecciones bucales, náuseas, diarrea y/o pérdida del cabello. Diferentes fármacos pueden afectar distintas partes del cuerpo.

El melfalán se clasifica como un agente alquilante. Los agentes alquilantes alcanzan su mayor nivel de actividad durante la fase de reposo celular. Estos tipos de fármacos no son específicos al ciclo celular. Existen varios tipos de agentes alquilantes:

  • Derivados del gas de mostaza: mecloretamina, ciclofosfamida, clorambucil, melfalán e ifosfamida.
  • Etileniminas: tiotepa y hexametilmelamina.
  • Alquilsulfonatos: busulfán.
  • Hidrazinas y triazinas: altretamina, procarbazina, dacarbazina y temozolomida. 
  • Nitrosureas: carmustina, lomustina y estreptozocina. Las nitrosureas son únicas debido a que, a diferencia de la mayoría de los tratamientos con quimioterapia, éstas pueden atravesar la barrera hematoencefálica (sangre-cerebro). Pueden ser útiles para el tratamiento de tumores cerebrales.
  • Sales de metal: carboplatino, cisplatino y oxaliplatino.

Nota: Insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.

Chemocare.com está diseñado para proporcionar la información más reciente acerca de la quimioterapia para los pacientes y sus familias, cuidadores y amigos . Para obtener información acerca de la cuarta visita Mentoring Program Ángel www.4thangel.org