Chemocare.com

Cuidado durante la quimioterapia y más allá
presentado por Chemocare.com

Trióxido de arsénico


Nombre genérico: Trióxido de arsénico
Nombre comercial: Trisenox®

Tipo de fármaco: El trióxido de arsénico es un fármaco de quimioterapia anticanceroso ("antineoplásico" o "citotóxico"). Este medicamento se clasifica como "producto natural". (Para obtener más detalles, ver más abajo la sección "Cómo actúa este fármaco").

Para qué se usa este fármaco:

  • El trióxido de arsénico se usa para tratar un tipo específico (las células leucémicas deben mostrar una alteración en la composición genética en el examen de laboratorio) de leucemia promielocítica aguda (LPA) en los casos en que la quimioterapia retinoide o con antraciclina no ha sido efectiva.
  • El trióxido de arsénico puede usarse también para el mieloma múltiple, la leucemia mieloide crónica y la leucemia mieloide aguda.

Nota: Si se ha aprobado un fármaco para un uso, los médicos pueden decidir utilizar este mismo fármaco para tratar otros problemas, si creen que podría ser útil.

Cómo se administra este fármaco:

  • El trióxido de arsénico se administra en una vena (intravenoso, IV) durante una o dos horas. Este tiempo se puede extender hasta cuatro horas, si el paciente tiene una reacción vasomotora (aturdimiento, alteración en la presión arterial).
  • La cantidad de trióxido de arsénico que recibirá depende de muchos factores, incluso su altura y peso, su estado de salud general u otros problemas de salud, y el tipo de cáncer o enfermedad tratada. Su médico determinará la dosis y el calendario de administración.

Efectos secundarios:
Aspectos importantes que debe recordar acerca de los efectos secundarios del trióxido de arsénico:

  • La mayoría de las personas no experimenta todos los efectos secundarios mencionados.
  • Los efectos secundarios suelen ser predecibles en cuanto a su inicio y duración.
  • Casi siempre son reversibles y desaparecerán cuando finalice el tratamiento.
  • Existen muchas opciones para ayudar a minimizar o prevenir los efectos secundarios.
  • No existe relación entre la presencia o la gravedad de los efectos secundarios y la efectividad del medicamento.

Los siguientes efectos secundarios son comunes (con una incidencia mayor del 30%) en los pacientes que reciben trióxido de arsénico:

  • Náuseas y vómitos
  • Tos
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Dolores de cabeza
  • Aumento del ritmo cardíaco (taquicardia) (consulte problemas cardíacos) 
  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Disnea
  • Anomalías en las pruebas sanguíneas (disminución del potasio y el magnesio) (aumento de la concentración de glucosa en sangre [suele llamarse "azúcar en sangre"])
  • Hinchazón en la cara, las manos o las piernas (edema)
  • Dolor de garganta (consulte síntomas de resfrío)
  • Dificultad para dormir (insomnio)
  • Erupción cutánea (consulte reacciones cutáneas)
  • Alteraciones en el ritmo cardíaco (se observan en los ECG) (consulte problemas cardíacos)
  • Dolor articular
  • Prurito
  • Entumecimiento y hormigueo en las manos o los pies
  • Escalofríos (consulte síntomas seudogripales)
  • Ansiedad

Estos efectos secundarios son menos frecuentes (con una incidencia de aproximadamente 10% a 29%) en los pacientes que reciben trióxido de arsénico:

  • Estreñimiento.
  • Dolor torácico.
  • Disminución de la presión arterial.
  • Poco apetito.
  • Hemorragias nasales o hematomas (consulte problemas hemorrágicos).
  • Depresión
  • Dolor muscular, óseo o generalizado.
  • Mareos.
  • Goteo posnasal o sinusitis (consulte síntomas de resfrío).
  • Alteración en los niveles de enzimas hepáticas en sangre (consulte problemas hepáticos).
  • Bajo recuento de células sanguíneas. Los glóbulos blancos y rojos y las plaquetas pueden disminuir temporalmente. Esto puede hacer que se encuentre en mayor riesgo de padecer una infección, anemia y/o hemorragias.
  • Anomalías en las concentraciones sanguíneas (aumento en la concentración de potasio). 
  • Aumento de peso.
  • Hemorragia vaginal (consulte problemas hemorrágicos).
  • Sequedad cutánea (consulte reacciones cutáneas).

Un efecto secundario muy grave que puede prevenirse con un control adecuado y tratamiento inmediato es el síndrome de diferenciación de la LPA. Este síndrome es una reacción entre el fármaco y la leucemia. Produce fiebre, dificultades respiratorias, aumento de peso y problemas pulmonares y cardíacos. Generalmente se lo trata con dosis elevadas de corticosteroides. En la mayoría de los casos, el tratamiento con trióxido de arsénico continuará. Asegúrese de informar a su proveedor de atención médica si experimenta fiebre mayor que 100,5 °F o 38 °C, dificultad para respirar o aumento de peso súbito.

No se mencionan todos los efectos secundarios. Algunos que son infrecuentes (con una incidencia menor del 10% de los pacientes) no se mencionan aquí. Sin embargo, no deje de informar a su proveedor de atención médica si experimenta algún síntoma inusual.

Cuándo comunicarse con su médico o proveedor de atención médica:

Comuníquese con su proveedor de atención médica de inmediato, durante el día o la noche, si experimenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100,5 ºF (38 ºC) o más, escalofríos (posibles signos de infección).
  • Dificultad para respirar o disnea.
  • Aumento de peso súbito.

Los síntomas que se indican a continuación requieren atención médica, pero no son una emergencia. Comuníquese con su proveedor de atención médica en un plazo de 24 horas si observa alguno de los siguientes síntomas:

  • Náuseas (interfieren con la capacidad de comer y no son mitigadas con la medicación recetada).
  • Vómitos (más de 4 a 5 veces en un período de 24 horas).
  • Aumento del ritmo cardíaco (recurrente o persistente, no cesa).
  • Diarrea (4 a 6 episodios en un período de 24 horas).
  • Hemorragias o hematomas inusuales.
  • Heces negras o alquitranadas, o presencia de sangre en las heces.
  • Fatiga extrema (imposibilidad de realizar las actividades de cuidado personal).

No deje de informar a su proveedor de atención médica si experimenta algún síntoma inusual.

Precauciones: 

  • Antes de comenzar el tratamiento con trióxido de arsénico, asegúrese de informar a su médico acerca de los demás medicamentos que toma (incluso los medicamentos recetados, los medicamentos de venta sin receta médica, las vitaminas, los remedios a base de hierbas, etc.). No tome aspirina ni productos que contengan aspirina a menos que su médico se lo permita específicamente.
  • Evite los frutos de mar y los remedios homeopáticos, debido a que pueden contener arsénico.
  • No se aplique inmunizaciones ni vacunas sin la aprobación de su médico mientras esté en tratamiento con trióxido de arsénico.
  • Si está embarazada o cree que puede estarlo, infórmelo a su profesional de atención médica antes de comenzar el tratamiento. El trióxido de arsénico está clasificado en la categoría D (puede significar un riesgo para el feto). Las mujeres embarazadas o que quedan embarazadas durante el tratamiento deben ser informadas acerca del posible riesgo para el feto.
  • Tanto para hombres como para mujeres: No intente concebir (quedar embarazada) durante el tratamiento con trióxido de arsénico. Se recomiendan los métodos de anticoncepción de barrera, como los condones. Consulte a su médico sobre cuándo podría quedar embarazada o concebir después del tratamiento, sin correr riesgos.
  • No amamante mientras recibe el medicamento.
  • Disminución de la sensibilidad, entumecimiento y hormigueo en los dedos de las manos y de los pies, que puede empeorar con dosis repetidas de trióxido de arsénico. Es importante que informe estos síntomas a su médico.

Consejos de cuidado personal:

  • Beba diariamente al menos dos a tres cuartos de galón (8 a 12 vasos) de líquido, a menos que se le indique lo contrario.
  • Puede estar en riesgo de infección, por lo que debería evitar las multitudes o las personas resfriadas, e informar inmediatamente a su proveedor de atención médica en caso de fiebre u otros signos de infección.
  • Lávese las manos con frecuencia.
  • Para ayudar a tratar y prevenir las llagas en la boca, utilice un cepillo de dientes de cerdas suaves y enjuáguese la boca tres veces al día con una solución de 1/2 ó 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y/o 1/2 ó 1 cucharadita de sal en un vaso con 8 onzas de agua.
  • Use una afeitadora eléctrica y un cepillo de dientes suave para minimizar el sangrado.
  • Evite los deportes de contacto o las actividades que podrían ocasionar lesiones.
  • Para reducir las náuseas, tome medicamentos antieméticos de acuerdo con las instrucciones de su médico y coma con frecuencia porciones pequeñas de alimentos.
  • Evite la exposición al sol. Use protector solar con factor de protección (SPF) 15 o superior y ropa protectora.
  • Por lo general, se debe minimizar o evitar por completo el consumo de bebidas alcohólicas. Debe hablar este tema con su médico.
  • Descanse mucho.
  • Mantenga una buena nutrición.
  • Si experimenta síntomas o efectos secundarios, asegúrese de tratarlos con su equipo de atención médica. Ellos pueden recetar medicamentos y ofrecer otras sugerencias que sean efectivas para tratar esos problemas.

Control y pruebas:

Su médico le realizará controles regulares durante la administración de trióxido de arsénico, para vigilar los efectos secundarios y comprobar su respuesta al tratamiento. Su médico le pedirá análisis sanguíneos periódicos para controlar el recuento de células sanguíneas, el funcionamiento de otros órganos (como los riñones y el hígado) y la concentración electrolítica en sangre. El fabricante recomienda un electrocardiograma (ECG) inicial antes de comenzar el medicamento.

Cómo actúa este fármaco:

El arsénico es un elemento natural que está ampliamente distribuido en la corteza terrestre. En el ambiente, el arsénico se combina con oxígeno, clorina y sulfuro para formar compuestos inorgánicos de arsénico. En animales y plantas, el arsénico se combina con carbono e hidrógeno para formar compuestos orgánicos de arsénico. Los compuestos inorgánicos se utilizan principalmente para preservar la madera. Los compuestos orgánicos se usan como pesticidas, principalmente en plantaciones de algodón.

No es posible destruir el arsénico en el ambiente, sino que sólo puede cambiar su forma. El arsénico que se encuentra en el aire se asentará en el suelo o será retirado con ayuda de la lluvia. Muchos compuestos de arsénico pueden disolverse en el agua. Los peces y mariscos pueden acumular arsénico, aunque en su mayoría esta forma no es nociva.

Es posible la exposición al arsénico al ingerir alimentos, beber agua o respirar aire que contenga la sustancia. Respirar aserrín de madera tratada con arsénico o humo de madera tratada con arsénico es otra forma de estar expuesto a la sustancia. Algunas partes del mundo poseen altos niveles de arsénico en las rocas, lo cual puede aumentar la exposición de las personas que viven en los alrededores.

Respirar altos niveles de arsénico inorgánico puede provocar dolor de garganta o irritación en los pulmones. Ingerir (tragar) altos niveles de arsénico inorgánico puede provocar la muerte. Los niveles más bajos de arsénico pueden provocar náuseas y vómitos, disminuir la concentración de eritrocitos y leucocitos en sangre, alterar el ritmo cardíaco y provocar entumecimiento y hormigueo en las manos y los pies. Los compuestos orgánicos del arsénico son menos tóxicos que los inorgánicos. La exposición a altos niveles de arsénico orgánico puede producir efectos similares a los del arsénico inorgánico.

Las preparaciones que contienen arsénico han sido parte del uso de la medicina durante más de 2000 años. El tratamiento a base de arsénico se utilizó en los Estados Unidos y en Europa hace más de 100 años para la leucemia y las infecciones, pero la quimioterapia moderna y los antibióticos reemplazaron estos tratamientos. Más recientemente, resurgió el interés por el tratamiento a base de arsénico gracias a los informes de actividad antileucémica de algunas preparaciones chinas tradicionales. Posteriormente, los científicos chinos encontraron que el ingrediente activo era el trióxido de arsénico.

No se comprende por completo el mecanismo de acción exacto del trióxido de arsénico. Se cree que funciona mediante diversos mecanismos, como agente de quimioterapia específico al ciclo celular, terapia dirigida y quizás inhibidor de la angiogenesis. (Consulte: la sección "Qué es la quimioterapia" para obtener información específica sobre cada uno de estos tipos de tratamiento).

Nota: Insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.