Chemocare.com

Cuidado durante la quimioterapia y más allá
presentado por Chemocare.com

Hipermagnesemia (niveles altos de magnesio)


¿Qué es la hipermagnesemia?


La hipermagnesemia es un desequilibrio electrolítico con un nivel alto de magnesio en la sangre. El valor normal de magnesio en los adultos es de 1,5 a 2,5 mEq/L.

El magnesio es uno de los muchos electrolitos en el organismo. Los niveles normales de magnesio son importantes para el funcionamiento del corazón y el sistema nervioso.


¿Qué causa la hipermagnesemia?

El cuerpo regula los niveles de magnesio en sangre al movilizar el potasio hacia adentro y hacia afuera de las células. Cuando hay una degradación o destrucción de las células, el magnesio sale de las células hacia la sangre. Esto causa la hipermagnesemia..

El magnesio es excretado por los riñones. Cualquier daño a los riñones que los haga no trabajar correctamente, puede resultar en un aumento en los niveles de magnesio.


Las causas de hipermagnesemia incluyen:

  • Aumento de la destrucción celular o movilización acelerada del potasio hacia las células. Como sucede con el síndrome de lisis tumoral, cuando se recibe quimioterapia. Los medicamentos rompen las células tumorales y los componentes de las células (incluyendo el magnesio) salen al torrente sanguíneo. Las personas que reciben quimioterapia por leucemia, linfoma o mieloma múltiple avanzados, pueden estar en riesgo del síndrome de lisis tumoral.
  • Excreción disminuida de potasio del cuerpo.
  • La insuficiencia renal (falla del riñón) es la causa más común del exceso de magnesio, ya que los riñones no pueden excretar el magnesio normalmente.
  • Es posible que se esté tomando mucho magnesio en la dieta, por lo general en forma de laxantes (como leche de magnesio) o antiácidos.

¿Cuáles son algunos de los síntomas de hipermagnesemia que se deben tener en cuenta?


Es posible que no tenga ningún síntoma, a menos que los niveles de magnesio en sangre sean muy elevados. Si los análisis de sangre muestran niveles de magnesio muy bajos, es posible que tenga debilidad muscular, confusión y una disminución en los reflejos.

Qué puede hacer si los resultados del análisis de sangre indican hipermagnesemia:

  • Siga las indicaciones del médico. Si los valores sanguíneos de magnesio son muy elevados, su médico podrá recetarle algo para disminuir los valores a un nivel más seguro.
  • Si los resultados del análisis de sangre muestran hipermagnesemia, tome todos lo medicamentos que le indiquen. Si sus riñones no funcionan correctamente, evite los laxantes y los antiácidos con magnesio.
  • Si está constipado:
    • Manténgase activo.
    • Aumente su ingesta diaria de frutas frescas y fibras. Las ciruelas secas y el jugo de ciruelas funcionan para algunas personas. Es importante que tenga evacuaciones diarias.
    • Si no evacúa diariamente, su médico podrá recetarle medicamentos para aliviar el tránsito intestinal lento y prevenir la constipación. Trabaje con su médico para encontrar el tratamiento que funcione para usted.
    • Tome de 2 a 3 litros de líquido cada 24 horas, a menos que le hayan indicado que limite su ingesta de líquidos. Una buena ingesta de líquidos disminuirá sus posibilidades de deshidratación, que puede provocarle constipación.
  • Siga todas las recomendaciones del médico en lo que se refiere a los análisis de laboratorio.
  • Evite la cafeína y el alcohol, ya que pueden causarle trastornos electrolíticos. 

Medicamentos que el médico puede recetar para la hipermagnesemia:

  • Calcio: este medicamento suele administrarse por vía intravenosa para disminuir el nivel de magnesio en sangre si los niveles de magnesio en sangre son extremadamente altos.
  • Hemodiálisis: si el nivel de magnesio en sangre es extremadamente alto y hay insuficiencia renal, su médico y un especialista en riñones podrán recetar tratamiento con diálisis.

Cuándo llamar al médico:

Si tiene los siguientes síntomas, consulte a su médico:

  • Aumento de la frecuencia urinaria, dolor al orinar, pérdida de peso.
  • Si nota síntomas de niveles bajos de azúcar en sangre, como temblores, sudoración y cansancio.
  • Si desarrolla signos de confusión.
  • Falta de aire, dolor de pecho o malestar; la inflamación de los labios o de la garganta debe ser evaluada de inmediato, especialmente si comenzó con un medicamento nuevo.
  • Si siente que el corazón late rápidamente o si siente palpitaciones.
  • Náuseas que afectan la capacidad de comer y no se alivian con medicamentos recetados.
  • Diarrea (de 4 a 6 episodios en 24 horas) que no se alivia con medicamentos antidiarreicos ni con una modificación en la dieta.

Nota: Le recomendamos que hable con su médico acerca de su condición y su tratamiento. La información que se presenta aquí es sólo con fines prácticos y educativos, y no reemplaza la opinión de su médico.