Chemocare.com

Cuidado durante la quimioterapia y más allá
presentado por Chemocare.com

Dolor Abdominal y Cáncer


DOLOR O CALAMBRES ABDOMINALES

¿Qué es el dolor abdominal y qué son los calambres abdominales? ¿Qué relación tienen con el cáncer y los tratamientos de quimioterapia?

El abdomen es la parte del cuerpo ubicada entre el pecho y la pelvis. La mayoría de las personas hacen referencia al abdomen en términos generales como el estómago (a pesar de que el estómago es un órgano ubicado dentro del abdomen). El dolor es una experiencia personal de malestar. El dolor abdominal puede estar asociado a diversas afecciones dentro y fuera del abdomen. El dolor abdominal o en el abdomen inferior puede ser un dolor sordo, un calambre o un dolor intenso. Los dolores sordos y los calambres con frecuencia están asociados a algunos fármacos de quimioterapia. El dolor intenso que no cede en unos pocos minutos puede ser un indicador de un problema más grave. 

Dolor abdominal, calambres y flatulencia (gases) inducidos por el tratamiento contra el cáncer:

  • La quimioterapia puede hacer que la motilidad intestinal sea mayor (más rápida) o menor (más lenta). En otras palabras, la acción normal en forma de ondas que desplaza las heces por el intestino puede ser más rápida o más lenta que lo habitual.
  • Una motilidad rápida puede hacer que las heces se muevan con mayor rapidez y tengan una menor consistencia. La motilidad rápida puede asociarse a calambres y/o diarrea.
  • La motilidad lenta puede hacer que las heces se desplacen más despacio, por lo que se endurecen y se secan y expulsarlas es más difícil. Puede contribuir al estreñimiento. El dolor puede ser un malestar doloroso o similar a un calambre y puede estar asociado a una mayor flatulencia (gases).
  • La quimioterapia también puede alterar la flora bacteriana normal presente en los intestinos. Esto puede influir sobre la digestión y provocar dolor abdominal, calambres o flatulencia (gases).
  • Los esteroides y otros medicamentos inmunosupresores pueden aumentar la probabilidad de úlceras u otras complicaciones abdominales potencialmente graves, como una perforación.
  • Los antecedentes o el desarrollo de intolerancia a la lactosa pueden aumentar el dolor abdominal, los calambres o la flatulencia (gases).
  • Los calambres son causados por un espasmo (o contracción) del intestino. Pueden estar asociados al impulso de evacuar los intestinos. Por lo general, no son constantes sino que aparecen en "oleadas". Pueden estar acompañados por diarrea, estreñimiento o flatulencia (gases).

    Qué puede hacer para controlar el dolor abdominal o los calambres:

    • Para que su proveedor de atención médica pueda ayudarlo a controlar su dolor, le resultará útil que usted pueda describirle adecuadamente el dolor. Una forma de hacer esto es responder a las siguientes preguntas. 
    • Es buena idea escribir un diario para que pueda hacer un seguimiento del dolor a medida que pasa el tiempo:
      • Inicio: ¿cuándo comenzó el dolor? ¿Qué estaba haciendo cuando comenzó el dolor? 
      • Calidad: ¿cómo es el dolor? ¿Se siente como una puntada y es agudo, o es sordo y constante? 
      • Ubicación: ¿dónde siente el dolor? ¿Puede señalar el lugar exacto donde lo siente, o abarca todo un área? 
      • Intensidad: ¿cuán grave es el dolor abdominal todo el tiempo? ¿Cuán intenso es cuando realiza determinadas actividades que le hacen sentir dolor, en una escala del 1 a 10, donde el número "10" es el mayor dolor que puede imaginar? 
      • Duración: ¿cuánto tiempo duró el dolor? ¿Duró sólo hasta que llegó a la puerta, o siguió sintiéndolo durante un tiempo?
      • Tipo de dolor o factores agravantes: ¿el dolor aparece y desaparece cada vez que realiza determinada actividad, o es impredecible? 
      • Factores aliviantes: ¿qué puede hacer para que el dolor abdominal desaparezca? ¿Hay algo que lo alivie? ¿Qué ha usado anteriormente que le haya dado buenos resultados? ¿Sigue dándole buenos resultados? 
      • ¿Cuál es su estado de ánimo? ¿está deprimido o siente ansiedad? ¿Eso hace que el dolor aumente?
    • A veces, recostarse un rato puede ayudar a aliviar el malestar abdominal.
    • Tome mucho líquido (2 a 3 cuartos de galón cada 24 horas), a menos que se le haya indicado limitar los líquidos.
    • Tome sus medicamentos junto con alimentos, a menos que se le haya indicado específicamente que los tome con el estómago vacío.
    • Evite las aspirinas o los productos que contengan aspirina y los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (NSAID, por sus siglas en inglés), a menos que su médico se los haya recetado específicamente.
    • Evite el uso de analgésicos narcóticos si no los necesita. No los use para el dolor abdominal, a menos que su médico se los haya recomendado (primero debe determinarse la causa del dolor).
    • Evite tomar alcohol y fumar cigarrillos; ambos pueden irritar su estómago.
    • Si experimenta calambres, intente relajarse y respire profundamente para ayudar a aliviarlos.
    • Tome alimentos livianos en cantidades pequeñas, como los que tomaría para controlar las náuseas y/o la diarrea.

    Náuseas y vómitos
    Alimentos que debe evitar durante los tratamientos para el cáncer, para evitar tener dolor abdominal:

    • Comidas picantes o muy condimentadas (es decir, ají picante, curry, mezcla de especias cajún).
    • Comidas grasosas o fritas.
    • Alimentos muy dulces o azucarados.
    • Comidas muy abundantes.
    • Alimentos con olores muy fuertes (las comidas tibias suelen tener un olor más fuerte).
    • Beber o comer demasiado rápido.
    • Tomar bebidas con las comidas.
    • Recostarse después de comer.

    Consejos prácticos que puede seguir:

    • Tome porciones pequeñas a lo largo del día.
    • Tome entradas frías o a temperatura ambiente.
    • Enjuáguese la boca con agua de limón después de comer.
    • Chupe cubitos de hielo, caramelos de menta o caramelos duros.
    • Durante las comidas, puede ser útil distraerse mirando la televisión, escuchando música o leyendo.

    Diarrea
    Alimentos que ayudan a evitar el dolor abdominal:

    • Comidas picantes o muy condimentadas (es decir, ají picante, curry, mezcla de especias cajún).
    • Comidas ricas en fibra (es decir, frutas y vegetales crudos, cereales integrales gruesos).
    • Comidas grasosas o fritas.
    • Postres pesados.
    • Frutas secas, semillas o frutas deshidratadas.

    Bebidas que debe evitar durante los tratamientos para el cáncer cuando se tiene dolor abdominal:

    • Bebidas que estén muy calientes o muy frías.
    • Bebidas con cafeína (café, té fuerte, refrescos y posiblemente chocolate).
    • Sea precavido con los productos lácteos.

    Consejos prácticos que puede seguir para minimizar el dolor abdominal provocado por el tratamiento contra el cáncer: 

    • Disminuya la cantidad de fibra total o utilice una buena fuente de fibra soluble (es decir, arroz, bananas, pan blanco, copos de avena, puré de papas, compota o salsa de manzanas, pollo o pavo sin piel y deshuesado).
    • Aumente la cantidad de sodio (sal) y de potasio en su dieta.
    • Beba mucho líquido.

    En algunos casos, para poder controlar el dolor abdominal puede tener que seguir el método de "ensayo y error" a fin de identificar lo que pueda empeorar o mejorar el dolor en su caso.

    Fármacos o recomendaciones que su proveedor de atención médica puede recetar:

    • A pesar de que existen muchos medicamentos de venta con receta médica para el dolor abdominal, usualmente estos medicamentos también están asociados a otros problemas estomacales. Debe hablar con su proveedor de atención médica acerca de estos medicamentos, entre los que pueden citarse: Maalox®, Mylanta®, Pepto-Bismol® y TUMS®.
    • Si no tolera la lactosa, Lactaid® puede ser de ayuda.
    • Vea también: Manejo del ardor de estómago o acidez estomacal, Manejo de las náuseas, Manejo de la diarrea y Manejo del estreñimiento, según corresponda.

    Cuándo llamar a su proveedor de atención médica:

    Busque ayuda de urgencia y llame a su médico de inmediato si siente dolor abdominal agudo y repentino que no cese en unos pocos minutos, especialmente si viene acompañado por uno de los siguientes síntomas:

    • Hinchazón abdominal repentina.
    • Sensación de mareo, debilidad y vértigo.
    • Sudoración.
    • Fiebre de 100.5 ºF o más.
    • Vómitos repentinos o vómitos con sangre.
    • Pérdida del conocimiento.
    • Rigidez abdominal.

    Comuníquese con su proveedor de atención médica en un plazo de 24 horas si experimenta los siguientes síntomas:

    • Dolor abdominal constante que no cese con los métodos recetados.
    • Calambres que no desaparecen después de seguir las recomendaciones antes mencionadas.
    • Náuseas (si interfieren con la capacidad de comer y no cesen con la medicación recetada).
    • Vómitos (más de 4 ó 5 veces en un período de 24 horas).
    • Diarrea (de 4 a 6 episodios en un período de 24 horas).
    • Heces negras o alquitranadas, o presencia de sangre en las heces.
    • Si no ha evacuado el intestino en tres días a pesar de seguir las recomendaciones de su médico o profesional de atención médica. 
    • Si su estómago luce hinchado y/o se siente rígido al tacto.


    FLATULENCIA (GASES)

    ¿Qué es la flatulencia y cómo influye en ella el tratamiento del cáncer?

    La flatulencia o los gases en realidad son función normal del cuerpo y, de hecho, son bastante saludable. Socialmente, la flatulencia es sencillamente inaceptable, pero el hecho es que... todos tenemos "gases". La flatulencia es una consecuencia de la digestión, sin embargo, cuando el tratamiento contra el cáncer provoca flatulencia y dolor abdominal graves, se pueden tomar medidas para minimizar los efectos del tratamiento. Todos los alimentos que recibe el cuerpo son digeridos (se descomponen) en partes pequeñas (nutrientes) para ser absorbidos por el torrente sanguíneo a través de la pared intestinal y ser transportados a otras partes del cuerpo. 

    Las proteínas se descomponen en aminoácidos, las grasas se descomponen en ácidos grasos y los carbohidratos se descomponen en moléculas como la glucosa. Los nutrientes que no son utilizados se almacenan en forma de grasas o glucógeno.

    A veces, los alimentos no se descomponen completamente en el estómago o en el intestino delgado. Existen diversas razones por las que la comida no se descompone en el estómago o en el intestino delgado, como por ejemplo la intolerancia a la lactosa (el cuerpo no posee la enzima lactasa para descomponer la lactosa). Una vez que los alimentos llegan al intestino grueso, hay cientos de bacterias (flora normal) disponibles para ayudar a descomponer los alimentos no digeridos. Cuando esto sucede, se liberan una variedad de gases (de forma parecida a como la levadura libera dióxido de carbono en la masa de pan cuando la hace crecer). Estas bacterias liberan gases como el metano, el hidrógeno y el sulfuro de hidrógeno. El sulfuro de hidrógeno es el gas que causa el olor.

    Determinados alimentos son más difíciles de digerir que otros. Los carbohidratos son los que producen más flatulencia. Algunos de estos alimentos de difícil digestión son los frijoles (judías, habas), el salvado, las papas, las frutas, los vegetales (como el repollo, el brócoli y la coliflor, las cebollas, el ajo) e incluso la leche.

    En un tono mucho menos serio, la flatulencia se conoce con otros nombres además de "gas" o "gases": peo o pedo, ventosidad, flato, pluma, aire, cuesco, pun, cohete y diversos nombres caseros.

    Dolor abdominal, calambres y flatulencia provocados por la quimioterapia:

    • La quimioterapia puede hacer que la motilidad intestinal sea mayor (más rápida) o menor (más lenta). En otras palabras, la acción normal en forma de ondas que desplaza las heces por el intestino puede ser más rápida o más lenta que lo habitual.
    • Una motilidad rápida puede hacer que las heces se muevan con mayor rapidez y tengan una menor consistencia. La motilidad rápida puede asociarse a calambres y/o diarrea.
    • La motilidad lenta puede hacer que las heces se desplacen a menor velocidad, por lo que se endurecen y se secan y expulsarlas es más difícil. Puede contribuir al estreñimiento y al dolor en el abdomen inferior. El dolor puede ser un malestar doloroso o similar a un calambre y puede estar asociado a una mayor flatulencia (gases).
    • La quimioterapia también puede alterar la flora bacteriana normal presente en los intestinos. Esto puede influir sobre la digestión y provocar dolor, calambres o flatulencia (gases).
    • Los esteroides y otros medicamentos inmunosupresores pueden aumentar la probabilidad de úlceras u otras complicaciones abdominales potencialmente graves, como una perforación.
    • Los antecedentes o el desarrollo de intolerancia a la lactosa pueden aumentar el dolor abdominal, los calambres o la flatulencia (gases).
    • Los calambres son causados por un espasmo (o contracción) del intestino. Pueden estar asociados al impulso de evacuar los intestinos. Por lo general, no son constantes sino que aparecen en "oleadas". Pueden estar acompañados por diarrea, estreñimiento o flatulencia (gases).
    Qué puede hacer para controlar el dolor abdominal provocado por el tratamiento del cáncer:
    • Tome mucho líquido (2 a 3 cuartos de galón cada 24 horas), a menos que se le haya indicado limitar los líquidos.
    • Tome sus medicamentos junto con alimentos, a menos que se le haya indicado específicamente que los tome con el estómago vacío.
    • Evite las aspirinas o los productos que contengan aspirina y los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (NSAID, por sus siglas en inglés), a menos que su médico se los haya recetado específicamente.
    • Evite el uso de analgésicos narcóticos si no los necesita. No los utilice para el dolor abdominal.
    • Evite tomar alcohol y fumar cigarrillos; ambos pueden irritar el estómago.
    • Si experimenta calambres, intente relajarse y respire profundamente para ayudar a aliviarlos.
    • Tome alimentos livianos en cantidades pequeñas, como los que tomaría para controlar las náuseas o la diarrea.

    Náuseas y vómitos
    Alimentos que debe evitar:

    • Comidas picantes o muy condimentadas (es decir, ají picante, curry, mezcla de especias cajún).
    • Comidas grasosas o fritas.
    • Alimentos muy dulces o azucarados.
    • Comidas muy abundantes.
    • Alimentos con olores muy fuertes (las comidas tibias suelen tener un olor más fuerte).
    • Beber o comer demasiado rápido.
    • Tomar bebidas con las comidas.
    • Recostarse después de comer.

    Consejos prácticos para evitar el dolor en el abdomen inferior y la flatulencia cuando se están recibiendo tratamientos contra el cáncer:

    • Tome porciones pequeñas a lo largo del día.
    • Tome entradas frías o a temperatura ambiente.
    • Enjuáguese la boca con agua de limón después de comer.
    • Chupe cubitos de hielo, caramelos de menta o caramelos duros.
    • Durante las comidas, puede ser útil distraerse mirando la televisión, escuchando música o leyendo.

    Diarrea
    Alimentos que debe evitar:

    • Comidas picantes o muy condimentadas (es decir, ají picante, curry, mezcla de especias cajún).
    • Comidas ricas en fibra (es decir, frutas y vegetales crudos, cereales integrales gruesos).
    • Comidas grasosas o fritas.
    • Postres pesados.
    • Frutas secas, semillas o frutas deshidratadas.

    Bebidas que debe evitar:

    • Bebidas que estén muy calientes o muy frías.
    • Bebidas con cafeína (café, té fuerte, refrescos y posiblemente chocolate).
    • Sea precavido con los productos lácteos.

    Consejos prácticos que puede seguir: 

    • Disminuya la cantidad de fibra total o utilice una buena fuente de fibra soluble (es decir, arroz, bananas, pan blanco, copos de avena, puré de papas, compota o salsa de manzanas, pollo o pavo sin piel y deshuesado).
    • Aumente la cantidad de sodio (sal) y de potasio en su dieta.
    • Beba mucho líquido.

    Fármacos o recomendaciones que su proveedor de atención médica puede recetar para combatir la flatulencia y el dolor abdominal durante y después del tratamiento contra el cáncer:

    • Existen medicamentos de venta libre para la flatulencia. La mayoría contienen el ingrediente simeticona. Algunos productos incluyen Gas-X® y Beano®. Además, algunos antiácidos también contienen simeticona. Si usted es intolerante a la lactosa, Lactaid® puede ser de ayuda. Debe conversar con su proveedor de atención médica acerca de los medicamentos que tome. 
    Vea también: Manejo del ardor de estómago, Manejo de las náuseas, Manejo de la diarrea y Manejo del estreñimiento, según corresponda.

    Cuándo llamar al proveedor de atención médica:

    Comuníquese con su proveedor de atención médica en un plazo de 24 horas si experimenta los siguientes síntomas:

    • Dolor abdominal constante que no cese con los métodos recetados.
    • Calambres que no desaparecen después de seguir las recomendaciones antes mencionadas.
    • Náuseas (si interfieren con la capacidad de comer y no cesen con la medicación recetada).
    • Vómitos (más de 4 ó 5 veces en un período de 24 horas).
    • Diarrea (de 4 a 6 episodios en un período de 24 horas).
    • Heces negras o alquitranadas, o presencia de sangre en las heces.
    • Si no ha evacuado el intestino en tres días a pesar de seguir las recomendaciones de su médico o profesional de atención médica. 
    • Si su estómago luce hinchado y/o se siente rígido al tacto.

    Nota: Insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.