Chemocare.com

Cuidado durante la quimioterapia y más allá
presentado por Chemocare.com

Hiperamilasemia (nivel alto de amilasa en sangre)


¿Qué es la hiperamilasemia?

La hiperamilasemia es un exceso de la enzima pancreática amilasa en la sangre.

La digestión de carbohidratos y grasa requiere la acción de la amilasa, que ya se encuentra en la saliva, para comenzar la digestión de almidones. Al mismo tiempo, la lipasa en las secreciones gástricas rompe la grasa de los alimentos.

Los niveles de amilasa y lipasa en sangre ayudan a diagnosticar una pancreatitis. Cuando el páncreas se inflama, los niveles de amilasa y lipasa (enzimas pancreáticas) en sangre, aumentan.

El nivel normal de amilasa es de 0 a 137 U/L. Los valores normales pueden variar según el laboratorio.

Existen muchas causas que pueden provocar hiperamilasemia. Algunas son:

  • Pancreatitis o inflamación del páncreas. Esto hace que los niveles de amilasa y lipasa aumenten hasta 3 veces el límite normal. Ambos valores deben estar altos para hacer el diagnóstico de pancreatitis.
  • Tumores: los niveles de la enzima amilasa pueden aumentar en algunos tumores pancreáticos, salivales, prostáticos, pulmonares y ováricos.
  • IInfección de la vesícula biliar: la inflamación de la vesícula biliar (colecistitis) puede causar niveles altos de amilasa (hiperamilasemia).
  • La insuficiencia renal puede resultar en hiperamilasemia.
  • Una reciente colangio-pancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) puede resultar en hiperamilasemia.
  • Medicamentos: algunos pueden provocar pancreatitis con causar hiperamilasemia e hiperlipasemia.
  • El médico diagnosticará hiperamilasemia o hiperlipasemia mediante un análisis de sangre. Si se sospecha vesícula biliar, problemas del páncreas o renales, se puede realizar una ecografía de la vesícula o del páncreas o una tomografía axial computarizada del abdomen.
  • Tendrá riesgo de pancreatitis, incluso hiperamilasemia e hiperlipasemia, si:
    • Tiene demasiado sobrepeso (es obeso)
    • Tiene niveles altos de triglicéridos en sangre
    • Bebe demasiado alcohol
    • Le han diagnosticado cálculos en la vesícula (que pueden bloquear el flujo de secreciones del páncreas a los intestinos)
    • Tiene historia familiar de pancreatitis.

¿Cuáles son algunos de los síntomas de hiperamilasemia que se deben tener en cuenta?

  • Con frecuencia, no se detectan síntomas de hiperamilasemia, a menos que se desarrolle pancreatitis o alguna otra condición que pueda causar dolor, náuseas o vómitos.
  • Si el páncreas está inflamado y no puede producir insulina, puede tener síntomas de diabetes. Estos síntomas incluyen sed excesiva, orina frecuente, cansancio extremo (fatiga) y pérdida de peso. Por lo general, es temporal.
  • Los síntomas de pancreatitis pueden incluir: náuseas, sudoración y debilidad. También, puede sentir dolor en el medio del pecho, que se puede mover o irradiar a la espalda.

Qué puede hacer para evitar/mitigar la hipermilasemia:

  • Evitar el alcohol y tomar todos los medicamentos recetados son los tratamientos principales para niveles altos de amilasa en sangre. Si lo están tratando en consulta externa y no le han diagnosticado pancreatitis, siga todas las indicaciones del médico.
  • Si le diagnostican pancreatitis, el médico podrá hospitalizarlo para administrar líquidos intravenosos (IV), proporcionar medicamentos para controlar el dolor y medicamentos para controlar las náuseas y los vómitos. Al principio, no podrá ingerir alimentos para que el estómago descanse, pero después se le indicará una dieta que pueda digerir fácilmente.
  • Evite el alcohol. La ingesta de alcohol irrita el páncreas y el hígado y puede tener una mala interacción con los medicamentos.
  • Siga una dieta baja en grasas, baja en carnes rojas y alta en fibras.
  • Infórmele al médico y a los miembros del equipo médico que le está atendiendo de cualquier medicamento que esté tomando (incluso medicamentos de libre venta, vitaminas o remedios a base de hierbas), ya que estos pueden interactuar con otros medicamentos.
  • Dígale a su médico si tiene historia de diabetes, enfermedad hepática, renal o cardíaca.
  • Manténgase bien hidratado. Tome de dos a tres litros de agua por día, a menos que le indiquen lo contrario.
  • Si experimenta síntomas o efectos secundarios, especialmente si son severos, asegúrese de tratarlos con su médico o algún miembro del equipo médico que le está atendiendo. Ellos pueden recetarle medicamentos y/o sugerir otras alternativas efectivas para el manejo de estos problemas.
  • Asista a todas sus citas.

Medicamentos que el médico puede recetar para tratar la hipermilasemia:

Si tiene niveles altos de amilasa en sangre y no tiene síntomas, el médico o los miembros del equipo médico que le está atendiendo le dirán que evite el alcohol y los narcóticos y lo vigilarán de cerca mediante sus valores de laboratorio y síntomas. Los medicamentos que se utilizan para ayudar la digestión incluyen:

  • Agentes antiinflamatorios no esteroides (AINE) y Tylenol®: como naproxeno de sodio e ibuprofeno, brindan alivio al dolor relacionado con el páncreas inflamado.
  • Si debe evitar los medicamentos AINE debido a su tipo de cáncer o a la quimioterapia que está recibiendo, el acetaminofén (Tylenol®) de hasta 400 mg por día (dos tabletas cada 6 horas) puede ayudar.
  • Es importante que no exceda la dosis diaria recomendada de Tylenol®, ya que puede causar daños en el hígado. Consulte a su médico.
  • Enzimas pancreáticas: es posible que el páncreas no pueda producir las enzimas necesarias para la digestión de grasas. Esto puede deberse a una cirugía, cáncer o pancreatitis. Las enzimas están disponibles en píldoras, como pancrease. Se deben tomar con los alimentos para ayudar a digerir las grasas. Si se producen efectos secundarios, como diarrea, náuseas o dolor de estómago, debe informar al médico de inmediato.

Cuándo llamar al médico:

  • Náuseas que afectan la capacidad de comer y no se alivian con los medicamentos recetados.
  • Diarrea (de 4 a 6 episodios en 24 horas) que no se alivia con medicamentos antidiarreicos ni con una modificación en la dieta.
  • Dolor abdominal, sudoración o fiebre (puede ser pancreatitis)
  • Cualquier erupción nueva que se produzca al tomar medicamentos nuevos
  • Cualquier condición o problema no usual que lo preocupe.

Nota: Le recomendamos que hable con su médico acerca de su condición y su tratamiento. La información que se presenta aquí es sólo con fines prácticos y educativos y no reemplaza la opinión de su médico.