Chemocare.com
Cuidado Durante La Quimioterapia Y Más Allá

Tos y quimioterapia

¿Qué es la tos y cuál es su relación con la quimioterapia?

La tos es una expulsión violenta, ruidosa y repentina del aire del pecho, causada por una irritación de las vías aéreas, o por la acción refleja de un trastorno nervioso o gástrico. La tos seca y/o crónica puede ser un efecto secundario de la quimioterapia y otros tratamientos contra el cáncer.

Causas de la tos:

  • Alergias: Alergias a algo presente en el ambiente (por ejemplo: polvo, humo, polen, etc.) o a un alimento o medicamento. En respuesta al agente que provoca la alergia, las personas producen una secreción (usualmente una secreción transparente) o "goteo nasal". La tos también puede estar acompañada por enrojecimiento y picazón en los ojos. Esta secreción puede bajar por la parte posterior de la garganta y provocarle "cosquillas", y puede producir una tos crónica.  
  • Infección: Muchas personas tosen cuando se resfrían, contraen una infección vírica o bacteriana (como neumonía o tuberculosis) o tienen gripe. Esta tos por lo general está acompañada por sensación de cansancio, dolor, fiebre y goteo o congestión nasal con mucosidad de color amarillo o verde. 
  • Agentes irritantes: Como, por ejemplo, el humo del cigarrillo inhalado directamente o de forma pasiva y las sustancias químicas irritantes.
  • Enfermedad: Los tumores pulmonares o la afectación de los nódulos linfáticos del tórax (llamado mediastino) pueden provocar brotes de tos.
  • Reflujo gástrico o acidez estomacal: Este tipo de tos usualmente se agrava con determinados alimentos (como el chocolate, la menta, el alcohol y el café) y el cigarrillo. La tos también puede empeorar al recostarse, especialmente si se hace poco después de comer. Por último, el sobrepeso también puede agravar estos síntomas. Por lo tanto, bajar de peso probablemente ayude a disminuir la acidez estomacal.

La tos y la tos crónica Manejo de los síntomas:

General: El tratamiento de la tos se basa en la causa subyacente. El tratamiento de la causa puede hacer que el síntoma desaparezca.

Qué puede hacer (el paciente):

  • Descríbale a su médico la tos lo mejor que pueda. Piense en el tipo de cosas o de actividades que agravan o alivian la tos. Piense en cuánto tiempo ha tenido la tos. ¿Expulsa mucosidad o sangre con la tos?  ¿Tiene fiebre? ¿La tos es seca? ¿Es crónica? ¿Ha perdido peso repentinamente sin una explicación? ¿Tiene dificultades para respirar?
  • Tome los medicamentos de la forma que se le indiquen. Por ejemplo, a las personas que sufren alergias usualmente se les receta un medicamento diario (como Zyrtec®, Claritin® o Allegra®) y a las personas que tienen asma se les puede recetar un inhalador (como Atrovent®, Albuterol®, Advair®). Si se le receta un antibiótico para una infección, tómelo como se lo indiquen. No deje de tomar el antibiótico sólo porque se siente mejor.
  • Si tiene acidez estomacal, trate de evitar los alimentos que agravan los síntomas (para leer otros consejos relacionados con este tema, vea Manejo de los síntomas - Acidez estomacal).
  • Deje de fumar y evite la exposición ambiental o laboral a agentes irritantes.
  • Si tiene tos seca persistente o crónica, puede probar utilizar un humidificador para mantener la garganta y las vías nasales húmedas.
  • Si su médico lo estima conveniente, puede intentar usar gotas para la tos o una preparación de venta sin receta médica (vea más abajo las categorías de fármacos).
  • Si tiene un resfriado o una infección vírica, trate de guardar reposo y tome abundante líquido.
  • Si padece alergias, es buena idea aspirar y retirar el polvo de los muebles una vez a la semana, ya que el polvo puede agravar los síntomas. Puede tratar de reducir la humedad de su hogar a menos de 50%. Además, utilice un aparato de aire acondicionado, en lugar de abrir las ventanas, de manera tal que los agentes irritantes del exterior no entren en su hogar.

Fármacos que su proveedor de atención médica puede recetar para minimizar los efectos de la tos producida por la quimioterapia:

  • Antitusivos: (supresores de la tos):  benzonatato, codeína y dextrometorfán son ingredientes genéricos de diversos preparados para aliviar la tos.
    • Otro medicamento común que puede recibir es bitartrato de hidrocodona y metilbromuro de homatropina (Hycodan®). Éste es un antitusivo opiáceo (medicamento para la tos), que lo ayudará a aliviar la tos.
  • Expectorante: (ayuda a expulsar las flemas o mocos): guaifenesina, un ingrediente genérico de diversas preparaciones para la tos.
  • Anticongestivo/agonista de los receptores alfa y beta: (actúan sobre determinados receptores del tejido de las paredes de los pulmones y las vías respiratorias que provocan la constricción y hace que se relajen, aliviando de esta manera la congestión): seudoefedrina, ingrediente genérico de diversas preparaciones para la tos.
  • Antihistamínicos: (compiten con la histamina por sitios receptores en las células que se encuentran en el tejido de las paredes del tubo digestivo, los vasos sanguíneos y la nariz, los pulmones y las vías respiratorias, lo que ayuda a reducir los síntomas del exceso de secreciones [como el goteo nasal] relacionadas en particular con las alergias): bromfeniramina, cetirizina, clorfeniramina, difenhidramina, fexofenadina y loratadina son ingredientes genéricos de diversas preparaciones para la tos.

Tos debido a la enfermedad por reflujo gastroesofágico (GERD, por sus siglas en inglés):

  • Antiácidos: Preparaciones de venta sin receta médica que pueden contener los siguientes compuestos solos o combinados: carbonato de calcio, hidróxido de aluminio, hidróxido de magnesio, magaldrato. (Los nombres comunes de estos antiácidos son Maalox®, Mylanta®, Rolaids® o Tums®).
  • Bloqueantes H2: Estos medicamentos compiten con la histamina en los receptores H2 de determinadas células en el tejido de las paredes del estómago y del intestino delgado. Esto hace que disminuya la secreción de ácidos gástricos. 
    • Algunos ejemplos de estos fármacos que pueden recetarse son la cimetidina (Tagamet®), la famotidina (Pepcid®), la nizatidina (Axid®) o la ranitidina (Zantac®).
  • Inhibidores de la bomba de protones: Estos medicamentos suprimen la secreción de ácidos gástricos al inhibir el proceso de bombeo enzimático, que es el paso final en la producción de secreciones de ácidos gástricos. 
    • Se usan durante corto plazo para tratar úlceras activas.
    • Algunos ejemplos incluyen el esomeprazol (Nexium®), el lansopraxol (Prevacid®), el omeprazol (Prilosec®), el pantoprazol (Protonix®) y el rabeprazol (Aciphex®).

Si tiene síntomas de tos o de tos crónica provocadas por la quimioterapia, las siguientes pautas lo ayudarán a saber cuándo llamar a su médico:  

  • Si recibe quimioterapia y tiene fiebre de 100.5 ºF o más, llame a su proveedor de atención médica de inmediato.
  • Llame a su médico cada vez que tenga síntomas que le provoquen molestia y no se alivien con los medicamentos que él le haya recetado.
  • Llame a su médico si tiene una reacción molesta a un fármaco recetado.

Nota: Insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad específica y sus tratamientos. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.

Chemocare.com está diseñado para proporcionar la información más reciente acerca de la quimioterapia para los pacientes y sus familias, cuidadores y amigos . Para obtener información acerca de la cuarta visita Mentoring Program Ángel www.4thangel.org