Chemocare.com

Cuidado durante la quimioterapia y más allá
presentado por Chemocare.com

Células cancerosas y quimioterapia


Los tumores cancerosos se caracterizan por la división celular, que deja de ser controlada como en el tejido normal. Las células "normales" dejan de dividirse cuando entran en contacto con células similares, un mecanismo conocido como inhibición por contacto. Las células cancerosas pierden esta capacidad. En las imágenes de las células cancerosas puede verse que estas células pierden la capacidad para dejar de dividirse cuando entran en contacto con células similares.

En las células cancerosas se desequilibra el sistema de autorregulación que controla y limita la división celular. El proceso de división celular, ya sea en células normales o cancerosas, se realiza a través del ciclo celular. El ciclo celular va de la fase de reposo, pasando por las fases de crecimiento activo, hasta la mitosis (división).

La capacidad de la quimioterapia para destruir las células cancerosas depende de su capacidad para detener la división celular. Usualmente, los fármacos para el cáncer actúan dañando el ARN o ADN que indica a la célula cómo realizar una copia de sí misma en la división. Si las células cancerosas no pueden dividirse, mueren. Cuanto más rápido se dividan las células cancerosas, habrá más probabilidades de que la quimioterapia destruya las células y el tumor reduzca su tamaño. Además, estos fármacos inducen al suicidio celular (muerte celular programada o apoptosis).

Los fármacos de quimioterapia que destruyen las células cancerosas sólo durante la división se denominan específicos al ciclo celular. Los fármacos de quimioterapia que destruyen a las células cancerosas durante la fase de reposo se denominan no específicos al ciclo celular. La programación de la quimioterapia se realiza sobre la base del tipo de células, la velocidad con que se dividen y el momento en que un fármaco determinado probablemente sea eficaz. Es por esta razón que la quimioterapia normalmente se administra en ciclos.

La quimioterapia es muy efectiva para destruir las células que se dividen rápidamente. Desafortunadamente, la quimioterapia no reconoce la diferencia entre las células cancerosas y las células normales. Las células "normales" volverán a crecer y ser saludables pero, mientras tanto, se presentan efectos secundarios. Las células "normales" afectadas con mayor frecuencia por la quimioterapia son las células sanguíneas, las que se encuentran en la boca, el estómago y el intestino, así como los folículos pilosos; lo que provoca recuentos sanguíneos bajos, afecciones bucales, náuseas, diarrea y pérdida del cabello. Diferentes fármacos pueden afectar distintas partes del cuerpo.

La quimioterapia (fármacos antineoplásticos) se divide en cinco clases de acuerdo con la manera como actúan para destruir el cáncer. A pesar de que estos fármacos se dividen en grupos, algunos de los fármacos específicos tienen características de más de un grupo. Otras secciones tratan sobre diversos tipos de quimioterapia para explicar en mayor detalle estos procedimientos importantes.

Más información sobre quimioterapia:

Términos de quimioterapia
Protocolos de quimioterapia - Cómo funciona la quimioterapia
Cómo se administra la quimioterapia
Cómo deciden los médicos qué fármaco de quimioterapia administrar
Por cuánto tiempo se administra la quimioterapia
Cómo saber si la quimioterapia está funcionando
Células cancerosas y quimioterapia
Tipos de quimioterapiaiquestcuaacuteles son los efectos
Terapia dirigida
El sistema inmunitario
Acerca de la inmunoterapia
Terapia hormonal
Agentes quimioprotectores
Resistencia a la quimioterapia
Efectos secundarios a corto y largo plazo de la quimioterapia
Nadir
Ensayos clínicos sobre el cáncer