Chemocare.com
Cuidado Durante La Quimioterapia Y Más Allá

Enasidenib

(en a SID a nib)

Nombre comercial: Idhifa®

Enasidenib es el nombre genérico del fármaco de nombre comercial Idhifa. En algunos casos, los profesionales de atención médica pueden usar el nombre comercial Idhifa al referirse al nombre genérico del medicamento enasidenib.

Tipo de fármaco: Enasidenib es un fármaco de quimioterapia anticanceroso ("antineoplásico"). Este medicamento está clasificado como un "inhibidor de la isocitrato deshidrogenasa 2 (IDH2) ". (Para obtener más detalles, vea "Cómo funciona enasidenib " a continuación).

Para qué se utiliza enasidenib

  • Leucemia mieloide aguda (LMA) recidivante o refractaria que es IDH2 mutada o modificada

Nota: Si se ha aprobado un fármaco para un uso, los médicos pueden decidir utilizar este mismo fármaco para tratar otros problemas, si creen que podría ser útil.

Cómo se administra enasidenib

  • Este medicamento se administra por vía oral una vez al día con o sin alimentos aproximadamente a la misma hora todos los días.
  • Hay que tragar las pastillas completas con un vaso lleno de agua. No divida ni triture las tabletas.
  • Si se olvida, vomita o retrasa una dosis, administre la dosis tan pronto como lo recuerde el mismo día. Si no piensa en la dosis olvidada hasta el día siguiente, omita la dosis olvidada y continúe con la siguiente dosis programada. No tome dos dosis en el mismo día.
  • La dosis habitual es de 100 mg una vez al día. La dosis puede reducirse dependiendo de su salud general u otros problemas de salud. Su médico determinará la dosis exacta para usted y el calendario de administración del fármaco.

Efectos secundarios

Aspectos importantes que debe recordar acerca de los efectos secundarios de enasidenib:

  • La mayoría de las personas no experimenta todos los efectos secundarios mencionados de enasidenib.
  • Los efectos secundarios de enasidenib suelen ser predecibles en cuanto a su aparición, duración y gravedad.
  • Los efectos secundarios de enasidenib mejorarán cuando termine la terapia.
  • Los efectos secundarios de enasidenib pueden ser bastante controlables. Existen muchas opciones para minimizar o prevenir los efectos secundarios de enasidenib.

Los siguientes efectos secundarios son comunes (es decir, tienen una incidencia mayor del 30 %) en los pacientes que toman enasidenib:

Los siguientes efectos secundarios son menos frecuentes en los pacientes que toman enasidenib (incidencia de entre 10 % y 29 %):

  • Alteraciones en el gusto
  • Síndrome de liberación de citoquinas. Esta es una respuesta inflamatoria profunda que puede ocurrir en su cuerpo.
  • Leucocitosis. Su recuento de glóbulos blancos puede aumentar temporalmente.

Un efecto secundario poco común, pero grave, de enasidenib es el síndrome de diferenciación. Esta es una afección que afecta a las células de la sangre que puede ser potencialmente mortal o causar la muerte si no se trata. Esto puede ocurrir en los primeros 10 días y durante los primeros 5 meses de tratamiento. Llame a su médico para ir a la sala de emergencias más cercana si presenta alguno de los siguientes síntomas:

No se mencionan todos los efectos secundarios. Los efectos secundarios más infrecuentes (con una incidencia en menos del 10 % de los pacientes) no se mencionan aquí. Sin embargo, no deje de informar a su proveedor de atención médica si experimenta algún síntoma inusual.

Cuándo comunicarse con el médico o proveedor de atención médica:

Comuníquese con su proveedor de atención médica inmediatamente, durante el día o la noche, si experimenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más, escalofríos (posibles signos de infección), dolor en los huesos, tos, dificultad para respirar, hinchazón de brazos y piernas.

Los síntomas que se indican a continuación requieren atención médica, pero no son una emergencia. Comuníquese con su proveedor de atención médica en un plazo de 24 horas si observa alguno de los siguientes síntomas:

  • Náuseas (si interfieren con la capacidad de comer y no cesan con los medicamentos prescritos).
  • Vómitos (más de 4 o 5 veces en un período de 24 horas)
  • Diarrea (4 a 6 episodios en un período de 24 horas)
  • Hemorragias o hematomas inusuales
  • Heces negras o alquitranadas, o presencia de sangre en las heces
  • Sangre en la orina
  • Dolor o ardor al orinar
  • Fatiga extrema (imposibilidad de realizar las actividades de cuidado personal)
  • Llagas en la boca (enrojecimiento doloroso, hinchazón o úlceras)

No deje de informar a su proveedor de atención médica si experimenta algún síntoma inusual.

Precauciones

  • Antes de comenzar el tratamiento con enasidenib, asegúrese de informar a su médico acerca de los demás medicamentos que toma (incluidos los medicamentos recetados, los medicamentos de venta sin receta médica, las vitaminas, los remedios a base de hierbas, etc.).
  • No se aplique ningún tipo de inmunización o vacunas sin la aprobación de su médico mientras tome enasidenib.
  • Si está embarazada o cree que puede estarlo, comuníquelo a su profesional de atención médica antes de comenzar el tratamiento. El uso de enasidenib en el embarazo puede causar daño fetal.
  • Tanto para hombres como para mujeres: Use anticonceptivos y evite la concepción (quedar embarazada) mientras toma enasidenib.
  • No amamante mientras tome enasidenib.

Consejos prácticos sobre el cuidado personal

  • Beba diariamente un mínimo de 2 a 3 cuartos de galón (8 a 12 vasos) de líquido, a menos que se le indique lo contrario.
  • Puede estar en riesgo de infección, por lo que trate de evitar las multitudes o las personas resfriadas, e informe inmediatamente a su proveedor de atención médica si tiene fiebre u observa otros signos de infección.
  • Lávese las manos con frecuencia.
  • Para ayudar a tratar y prevenir las llagas en la boca, utilice un cepillo de dientes de cerdas suaves y enjuáguese la boca tres veces al día con una solución de 1 cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso con 8 onzas de agua.
  • Para minimizar las posibilidades de sangrar, utilice una afeitadora eléctrica y un cepillo de dientes de cerdas suaves.
  • Evite los deportes de contacto y las actividades que puedan provocar lesiones.
  • Para reducir las náuseas, tome medicamentos antieméticos de acuerdo con las instrucciones de su médico y coma con frecuencia porciones pequeñas de alimentos.
  • Tome los medicamentos antidiarreicos siguiendo estrictamente las instrucciones de su profesional de atención médica.
  • Coma alimentos que puedan ayudarle a controlar la diarrea.
  • Evite la exposición al sol. Use protector solar con factor de protección (SPF) 30 o superior y ropa protectora.
  • Por lo general, se debe minimizar o evitar por completo el consumo de bebidas alcohólicas. Debe hablar sobre este tema con su médico.
  • Descanse mucho.
  • Mantenga una buena nutrición.
  • En la medida de lo posible, permanezca activo. Es recomendable que haga un ejercicio leve, como por ejemplo dar un paseo a pie todos los días.
  • Si experimenta síntomas o efectos secundarios, asegúrese de hablar de ellos con los miembros de su equipo de atención médica. Ellos pueden recetarle medicamentos y/u ofrecerle otros consejos que sean eficaces para controlar este tipo de problemas.
  • Evite el contacto con personas con cualquier infección o que hayan sido vacunadas recientemente.

Control y pruebas durante el tratamiento con enasidenib

Su médico le examinará regularmente durante el tratamiento con enasidenib, para vigilar los efectos secundarios y comprobar su respuesta a la terapia. Su médico le ordenará periódicamente recuentos sanguíneos completos (CBC, por sus siglas en inglés), así como también otros análisis de sangre a fin de vigilar el funcionamiento de otros órganos (como los riñones y el hígado).

Cómo funciona enasidenib

La terapia dirigida es el resultado de aproximadamente 100 años de investigación dedicada a comprender las diferencias entre las células cancerosas y las células normales. En la actualidad, el tratamiento del cáncer se ha centrado principalmente en destruir las células que se dividen rápidamente, al ser ésta una característica de las células cancerosas. Desafortunadamente, algunas de nuestras células normales también se dividen rápidamente; por lo que se producen múltiples efectos secundarios.

La terapia dirigida se basa en la identificación de otras características de las células cancerosas. Los científicos buscan diferencias específicas entre las células cancerosas y las células normales. Esta información se utiliza para crear una terapia dirigida que ataque las células cancerosas sin dañar las células normales, de manera que se produzcan menos efectos secundarios. Cada tipo de terapia dirigida funciona de manera un tanto diferente, pero todas interfieren con la capacidad de las células cancerosas para crecer, dividirse, repararse y/o comunicarse con otras células.

Existen diferentes tipos de terapias dirigidas, que se definen en tres amplias categorías. Algunas terapias dirigidas se centran en los componentes internos y el funcionamiento de la célula cancerosa. Las terapias dirigidas utilizan pequeñas moléculas que pueden introducirse en la célula y afectar su funcionamiento, provocando su muerte. Hay varios tipos de terapias dirigidas que se centran en las partes internas de las células. Otras terapias dirigidas están destinadas a los receptores que se encuentran en el exterior de la célula. Las terapias dirigidas a los receptores también se conocen como anticuerpos monoclonales. Los inhibidores antiangiogénicos se centran en los vasos sanguíneos que suministran oxígeno a las células, provocando finalmente que las células carezcan de nutrición.

Los investigadores están de acuerdo en que las terapias dirigidas no son un reemplazo para las terapias tradicionales. Se pueden utilizar mejor en combinación con terapias tradicionales. Es necesario realizar más investigaciones para identificar qué tipos de cáncer pueden tratarse mejor con terapias dirigidas y para identificar objetivos adicionales para más tipos de cáncer.

Enasidenib es una terapia dirigida que inhibe una proteína que ayuda a las células a crecer llamada isocitrato deshidrogenasa 2 (IDH2). Esta proteína puede ser mutarse o cambiarse en algunos pacientes. Enasidenib se dirige a las formas mutadas de IDH2 de forma más selectiva que las formas normales de la proteína.

Nota: Insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos. La información incluida en este sitio Web tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.

Chemocare.com está diseñado para proporcionar la información más reciente acerca de la quimioterapia para los pacientes y sus familias, cuidadores y amigos . Para obtener información acerca de la cuarta visita Mentoring Program Ángel www.4thangel.org